El mundo cambió y seguirá cambiando

El mundo cambió y seguirá cambiando
No le sorprende la cantidad de acontecimientos dramáticos que han sucedido?
Cada vez han ido escalando a nivel local y mundial, con propiedad podemos decir que el mundo cambió y seguirá cambiando.
Conozco muchísimas personas muy preocupadas y hasta con problemas de ansiedad debido a la incertidumbre en la que vivimos, no las juzgo, a nadie le gusta pisar en tejados de vidrio.
Pareciera que el futuro y sus retos se vino al presente y nos pilló desprevenidos. Nada podía presagiar que una nube negra y oscura se venía hacia la humanidad a pasos agigantados.
Lo cierto es que dentro de los cambios que ha tenido el mundo, y que ahora están emergiendo a la luz con sus consecuencias, se debe al nuevo modus operandis neoliberal para romper de raíz toda estructura de autoridad, toda verdad absoluta e inyectar a las nuevas generaciones, especialmente vulnerables, lo relativo, lo flexible y provable.
La idea es dominar al mundo entero sacando a Dios y todos Sus preceptos y mandamientos. La China ya lo logró, Korea del Norte ni se diga, y sus ambiciones escalan a niveles increíbles.
Es tan sagaz toda la estrategia, que mueven continentes enteros a través de las redes sociales para destruir y causar caos en las ciudades de muchos países al mismo tiempo.
Sin embargo, estábamos advertidos, "en el mundo tendrán aflicciones," así reza la primera parte de Juan 16: 33 ; pero termina diciendo "confien, yo he vencido al mundo." Esto lo dijo Jesús, no se sorprenda que para muchos nombrarlo es ofensivo,  al mencionarlo usted es tildado de "extremista conservador."
Lo cierto es que vamos de camino al fin de los tiempos, no se sorprenda, solo ajuste su cinturón y agárrese a la Roca, al que advirtió que el caminos sería estrecho, pero que del otro lado del telón, se están preparando las moradas para recibirnos.
Por mientras, no se aflija, que no se turbe su corazón ni tenga miedo, Dios está en Su trono y esa es una verdad absoluta.
Por nuestra parte, en Rincón Cristiano entendemos claramente, al contrario de lo que muchos puedan pensar, que no debemos cansarnos, menos claudicar ante tal agresiva agenda liberal. 
Dios está en Su trono.