Rincon Cristiano
Pablo El Apostol: Su Vida, Ministerio Y Pensamiento-Wilfredo Calderon

Pablo El Apostol: Su Vida, Ministerio Y Pensamiento-Wilfredo Calderon

:In stock

: Rincon Cristiano

$9.07 $12.95
You save: $3.88 (30%)

Pablo, de estirpe hebrea, de la tribu de Benjamín y proveniente de una familia de fariseos, fue transformado por el poder de Jesucristo para venir a ser uno de los mayores exponentes del pensamiento cristiano.

El mismo se acusó de haber sido ‘blasfemo, perseguidor e injuriador’ de la fe cristiana: pero también se disculpó, asegurando que fue ‘recibido a misericordia’ porque lo hizo ‘por ignorancia, en incredulidad’ (I Timoteo 1:13) La dureza de su corazón y su oposición a la predicación de Jesucristo como el unigénito Hijo de Dios se debía a su profundo adoctrinamiento en el judaísmo. Así fue como se identificó ante sus enemigos: como ‘fariseo, hijo de fariseo’ (Hechos 23:6) Lo que Saulo no imaginaba era que Dios tenía otros planes para su vida: quería convertirlo de un empedernido judaísta, legalista y anticristiano, en un ferviente y denodado proclamador de la salvación por la fe en Jesucristo. A partir de su llamado al apostolado cristiano, Saulo de Tarso, más conocido como Pablo apóstol de Jesucristo, empezó el trabajo que le fue encomendado, predicando en Damasco, en Arabia Petra y Siria.

Contamos con una descripción bastante definida acerca de los cuatro viajes tradicionales de Pablo por los países que rodean el mar Mediterráneo.

El cuarto viaje condujo al apóstol y algunos acompañantes ministeriales, junto con un numeroso grupo de presos por el Mediterráneo en condiciones indeseables. Viajó a pie a Roma y a su llegada le permitieron vivir en arresto domiciliario, donde pudo impartir el mensaje del evangelio a judíos y gentiles. Después de dos años de prisión, se sabe que Pablo quedó en libertad y se cree que realizó un quinto viaje por Europa y Asia Menor. De acuerdo con las escasas informaciones que tenemos, Pablo fue arrestado por segunda vez, pero ya no por los judíos, sino por las autoridades romanas. Fue llevado nuevamente a Roma, donde permaneció preso bajo condiciones menos favorables que la vez anterior hasta su muerte por decapitación a finales del año 67 d.C.

Después de la incomparable y sobrenatural personalidad de Jesucristo el eterno y único Hijo de Dios, no hay un personaje humano que atraiga e inspire tanto a los estudiosos de las Sagradas Escrituras como Pablo el apóstol de los gentiles.

Dimensiones: 5-1/2 in x 8-1/2 in.

Páginas: 205